Agencia de Marketing establecida desde 2004 en Marbella, Costa del Sol | (+34) 952 816 678

¿Qué rayos es el test A/B?


Al contrario de lo que pasa en otras agencias, en Redline Company no nos gusta nada bombardear a nuestros clientes con terminologías de marketing extrañas. Somos de los que llaman al pan, pan y al vino, vino. Sin embargo, hay veces que es imposible evitarlo, como en el caso del test A/B. La intención de este artículo es ofrecerte una explicación de andar por casa.

Así que, ¿qué es el test A/B? Seguramente no es la primera vez que lo escuchas. Hay muchos tipos de herramientas de marketing online que puedes utilizar para potenciar tu negocio. Están el SEO (del que ya tratamos en nuestro artículo sobre tendencias SEO), las campañas pay per click de Google AdWords o el marketing en redes sociales como Facebook, LinkedIn o Pinterest.

El test A/B es mucho más que una estrategia de marketing online; es una forma extraordinariamente eficaz de conseguir que tu negocio crezca. Porque el test A/B te ayudará a conocer a tus clientes, y ya sabes que esto es una vía directa a mayores ventas y mayores ingresos.

 

 

“es un método que compara dos versiones diferentes de una página web o una app para determinar cuál de ellas funciona mejor.“

 

 Empecemos con una definición sencilla:

¿Qué es el test A/B?

En pocas palabras, el test A/B (también conocido como 'split testing') es un método que compara dos versiones diferentes de una página web o una app para determinar cuál de ellas funciona mejor. El test A/B utiliza datos y estadísticas para validar cambios en el diseño y mejorar tus tasas de conversión.

 

¿Cómo funciona el 'split testing'?

El 'split testing' lleva a cabo ensayos controlados para mejorar métricas web como número de clics, formularios completados o compras realizadas. El tráfico a la web se distribuye entre varias alternativas: la original y diferentes variaciones. En ningún caso, los visitantes a la web son conscientes de que forman parte de un experimento. Para sacar conclusiones hay que esperar a que haya una diferencia significativa. Los resultados de cada variante se comparan para determinar qué versión funciona mejor. 

 

“Si eliges un color apropiado para tu CTA, conseguirás que atrape a tus usuarios y hagan caso de mensajes como 'regístrate ahora', 'llévatelo antes de que sea demasiado tarde' o 'promoción aplicable a partir de X gasto'.“

 

Nosotros recurrimos siempre a este método y, como acabamos de mencionar, sin que los consumidores se den cuenta. Es imprescindible llevar a cabo este tipo de experimentos para que el embudo de compra funcione. Porque a través de ellos podemos observar los datos tal cual y tener una idea de cómo se comporta realmente el consumidor. Experimentando con determinadas tácticas de venta online podemos incrementar tus ventas y, por lo tanto, tus beneficios.

Al final todo se reduce a las conversiones, y para que estas ocurran hay que forzarlas de algún modo. Puede sonar raro, pero no estamos tan locos como parece. Los 'split testing' nos permiten testar cambios en formularios y páginas de registro, los CTA que utilizamos o cualquier otra parte de la web susceptible de ser mejorada.

Por ejemplo, testar un cambio en el proceso de compra online nos puede ayudar a determinar qué factores incrementan las conversiones de una página a otra. Por decirlo de otro modo, queremos saber qué incita a un cliente a hacer clic. Porque sabiéndolo, podremos aumentar el número de pedidos.

 

Las formas son importantes (los colores, también).

Aunque parezca mentira, las formas y los colores de un formulario online, un archivo descargable o un CTA tienen mucha relevancia. Hemos sido testigos de cómo varían las métricas de dos páginas web totalmente iguales excepto en los colores. Una de ellas tuvo un comportamiento sensiblemente mejor.

Al final todo se reduce a simple psicología. Si eliges un color apropiado para tu CTA, conseguirás que atrape a tus usuarios y hagan caso de mensajes como 'regístrate ahora', 'llévatelo antes de que sea demasiado tarde' o 'promoción aplicable a partir de X gasto'. Como consumidor puedes pensar que este tipo de trucos a ti no te afectan, pero la verdad es que sí.

 

Por qué el test A/B debería formar parte de tu campaña de marketing online

El test A/B cambia la intuición por los hechos objetivos y utiliza la información para elegir cosas como el diseño o los colores de una web. El 'split testing' y hacer pruebas con palabras, formas, flechas y colores nos permite recopilar datos para mejorar tu ROI. Así de sencillo. Cada test que realizamos tiene un objetivo cuantificable. Esto significa que aunque pienses que estás tirando tu dinero, ocurre justamente todo lo contrario.

El 'split testing' se suele hacer con landing pages combinadas con campañas de publicidad online. Los clientes suelen mostrarse reacios a utilizar esta técnica porque piensan que están pagando el doble por lo mismo. Pero la verdad es que no.

Por ejemplo, Google AdWords o los anuncios de Facebook te permiten decidir de antemano tu presupuesto y el coste de cada clic. De este modo, solo pagas cuando alguien pincha en tu anuncio porque lo hizo 'incitado' por un color, una imagen o un texto.

 


Ponte en contacto con Redline Company para descubrir cómo puedes mejorar tu marketing online con el 'split testing'.