Agencia de Marketing establecida desde 2004 en Marbella, Costa del Sol | (+34) 952 816 678

Por que contratar un seguro de alojamiento web es una buena inversion?


¿Sabías que renovar tu alojamiento web cada año es necesario? De lo contrario, aunque nunca te lo hubieras imaginado, tu web desaparece. Y lo que es más: a menos que no tengas un back up reciente con todos los archivos y bases de datos de tu web, tu web no podrá recuperarse ni reestablecerse. Es decir... que dejará de existir si te olvidas de renovar.

Pero no te asustes, vamos a empezar por el principio. Para lanzar una web es necesario registrar un dominio (por ejemplo www.redlinecompany.com) para darle a tu página una dirección. El siguiente paso es abrir una cuenta de alojamiento web, con la que obtener acceso a un servidor donde tú puedes almacenar tus archivos web. Así, cuando alguien teclea tu nombre en un buscador, se le dirige directamente a tu web. Para que lo entiendas, un servidor podría ser un parking o una habitación de hotel, donde tú alquilas espacio para aparcar tu web.

Una vez tienes subida tu web y está online, necesitas asegurarte de que tu gestor de contenidos (en inglés Content Management System, CMS) está actualizado. De lo contrario tu página puede ser vulnerada por los piratas informáticos. No poder mantener tu CMS al día puede desencadenar un problema grave, que va desde dejar de estar online, pasando por el robo de información confidencial o de bases de datos de clientes. Y nadie quiere eso, ¿verdad?

Ahora es cuando nos ponemos un poco técnicos; es necesario. Cuando un nombre de dominio se tecla en el navegador (Firefox, Chrome, IE, etc.), este se traslada a la dirección IP de tu servidor y dirige la consulta allí donde se almacenan los archivos web de tu página.

A menos que seas un genio de los Protocolos de Internet (IP) con fondos ilimitados, configurar, mantener y gestionar tu propio servidor no es una opción. De hecho, la mayoría de gente prefiere pagar una pequeña cuota anual a una empresa de alojamiento web para, literalmente, alquilar un espacio en su servidor –como alquilar una plaza de garaje para tu coche- y hacer frente a los asuntos de mantenimiento y backend.
Sin embargo, esa es solo la mitad de la historia. A diferencia de lo que se suele creer, una empresa de alojamiento no almacena automáticamente todos tus archivos y bases de datos, y si tu renovación del alquiler del alojamiento web se retrasa, incluso aunque solo sea por un par de días, corres el peligro de perder todo tu sitio web y bases de datos. Cosa que, además de ser un quebradero de cabeza, supone un gasto considerable y conlleva la creación, desde cero, de una nueva web.

Cómo mantener tu página online

1. Usa una empresa de alojamiento web de confianza, que te avise de la fecha en la que caduca tu alquiler, que te proporcione espacio adecuado y que te asegure un mantenimiento rápido.

2. Invierte en el servicio de mantenimiento de tu web para no tener que preocuparte por las copias de seguridad ni por cuestiones técnicas.

3. Protege tu web de los piratas informáticos. Es muy fácil si contratas un seguro de salud web para garantizarte que tu gestor de contenidos está actualizado y para dificultar, por tanto, el acceso desautorizado a tu web.

* No hay ninguna garantía de que un nuevo sitio web no será hackeado.

Glosario de términos

 

Nombre de dominio: dominio es el nombre que se le da a tu página para que la gente encuentre tu web y la vea. Por ejemplo:
www.redlinecompany.com.

 

Servidor: un centro online de almacenamiento que proporciona espacios alquilables para archivos de páginas web. Sin él solo tendrías tu nombre de dominio, pero no habría forma de contactar con él.

 

Archivos web: tu página web comprende una cantidad enorme de archivos de diferente tipo: jpg, fotos, archivos de música, PHP scripts y páginas en html que están listas en el servidor y presentadas en una página web para que los usuarios puedan verlos.

 

Alojamiento y Seguro de Salud Web
Redline hará copias de seguridad mensuales y las actualizaciones de tu web para evitar el acceso no autorizado a tu página web y base de datos para que puedas seguir adelante con su negocio.